Tapón Corona no se cierra

La fábrica de tapones de botella de Leganés cerrará definitivamente en junio de 2019

En octubre del año pasado se conocía la noticia del cierre de la planta de fabricado de chapas de Leganés, poniendo fin a años de historia. Aunque el cierre no será efectivo hasta junio de este año, ya se está desmantelando la fábrica y se están produciendo despidos de trabajadores.

Depósito de la fábrica con una pancarta colgada(Foto propia)
Depósito de la fábrica con una pancarta colgada. (Foto propia)

Motivos económicos

La empresa Can Pack compró la planta en 2010, y aunque los beneficios cayeron un 49% ese año, el grupo ha realizado diversas inversiones con la intención de expandir mercados, a Rumanía, a Marruecos, a Dubai y a Filipinas. Lo lógico es preguntarse por qué se cierra una planta al mismo tiempo que se realizan inversiones millonarias en otras, y se abren nuevas plantas en otro países, y la respuesta es que la empresa privada siempre busca el máximizar ingresos y minimizar costes, y les trabajadores entramos dentro de esos costes.

Planta de Can Pack en Rumania (Fuente: Romania-Insider)
Planta de Can Pack en Rumania (Fuente: Romania-Insider)

Sospechas de pelotazo

Los sindicatos manejan la hipotesis de que haya un posible pelotazo urbanístico detrás del cierre, sin embargo, el alcalde del PSOE ha negado las acusaciones. Aún así, no se debería descartar esta posibilidad, ya estamos acostumbrades a que el PSOE diga una cosa y haga la contraria, especialmente en cuestiones laborales y económicas.

Silencio mediático

A los problemas por el cierre se unen el silencio de los medios de comunicación. El problema de la desindustrialización sigue muy activo en España y está dejando a miles de trabajadores en el paro y arrojando a miles de familias a la calle. El caso de Alcoa ha sido el más destacado este año, pero ha habido otros casos igualmente graves a los que no se les ha dado tanta difusión.

Está el caso de la Naval, de la planta de aerogeneradores de León o de los despidos anunciados por CEMEX. Muchísimas empresas están cerrando, el gobierno no está haciendo nada y los sindicatos apenas pueden luchar contra un fenómeno que les queda demasiado grande.

Conclusión

Los trabajadores de Tapón Corona, así como los de todas las empresas que están a punto de cerrar en España necesitan una solución inmediata. Está claro que el gobierno en funciones no va a proporcionarla, recordemos que según la ministra de trabajo no se va a nacionalizar ninguna empresa porque "no estamos en un régimen comunista".

Vista exterior de la planta (Foto propia)
Vista exterior de la planta (Foto propia)

Les trabajadores necesitan de centrales sindicales combativas, que no se vendan y que estén dispuestas y preparadas para todas las consecuencias de la lucha sindical, así como de una organización de trabajadores que aspire a superar un sistema económico hecho para una minoría enriquecida a costa del trabajo ajeno. De lo contrario, nos enfrentamos a más cierres, más precariedad, y en resumen, más dificultades en la vida de la clase obrera.