Por si eres blanque y no lo sabes

El auge del uso del término “racializado” ha suscitado una polémica a la que ya estamos acostumbradas.

Qué tiempos aquellos en los que el sistema de castas del “Nuevo Mundo” dejaba a cada persona en su sitio: en su lugar dentro de un sistema que el mal llamado imperio “español” (recordemos que el concepto de “España” como tal no llega con los Reyes Católicos) estableció y prolongó en las tierras del continente colonizado. Te invito a ponerte en situación: eres un señor blanco pudiente procedente de la península allá por el siglo XVII. ¡Enhorabuena! Puedes invertir en tierras del "nuevo" continente y tener a tu servicio encomiendas de indígenas o partidas de esclavos negros para que trabajen tus campos por ti.  Si te “enamoras” de alguna habitante del recién “descubierto” continente y tienes descendencia, tus hijos serán de una casta u otra dependiendo de quién sea su progenitora. Eso sí, ten claro que gozarán de unos privilegios que tus explotados esclavos no blancos no verán en su vida (y que sus descendientes en la actualidad en América Latina tampoco pueden ni oler). Pintura de castas de Miguel Cabrera representando la unión entre un español y una "india", dando lugar a una "mestiza" . Fuente: Museo de América

¿"Raza" es un término poco familiar?

Ese sistema de castas, ese ordenamiento basado en parte en lo racial (en aquel entonces no existía el concepto de “raza” tal y como lo conocemos hoy), todavía se conserva en un territorio en el que sus revoluciones del siglo XIX podrían hacer pensar que tal sistema quedó en el pasado: la realidad a la que se enfrenta Latinoamérica actualmente no dista demasiado de la época colonial, estando las personas blancas en la cúspide social, política y económica de la mayor parte de países del territorio. Solo hace falta recordar que Evo Morales fue el primer presidente indígena de Bolivia, por ejemplo. Portada del ABC del 12 de octubre de 1944. Fuente: Hemeroteca de ABC Otro resquicio que dejó el imperialismo “español” en Abya Yala fue la fecha en la que Colón puso el pie en el “Nuevo Mundo”. ¿Día de la Hispanidad? ¿Día de la Resistencia Indígena? Lo que tenía claro Alfonso XIII en 1918 era que el 12 de octubre iba a ser la “Fiesta de la Raza”. ¿De qué raza? De la “española” podría decirse, pero en ese momento se trataba más de una celebración del legado colonial que se había impuesto en América Latina. La llegada del franquismo, además de represión y muertes, trajo consigo  la restauración de esta fiesta que después p