OFERTA BLACK FRIDAY: Derechos laborales si eres empleado Prime.

Amazon ha exigido a la Policía Nacional que despliegue agentes en el interior de su almacén de San Fernando de Henares para tratar de impedir que sus empleados hagan huelga.

En abril de 2018 tras más de 15 meses de negociaciones, Amazon decidió implantar unilateralmente el Convenio Provincial de Logística de Madrid, reduciendo los derechos laborales del centro de San Fernando de Henares. Condiciones laborales básicas como la garantía salarial, el precio de las horas extra, el complemento de protección contra la enfermedad, las categorías profesionales, las medidas de conciliación familiar y otros muchos más derechos laborales que Amazon ha decidido arrancar a las personas obreras de su planta. Desde entonces, el conflicto lleva instalado en el centro con sucesivas manifestaciones y huelgas -apoyadas y secundadas también en el resto de centros logísticos de Amazon en Europa- que tendrán su punto álgido en la próxima tanda de convocatorias de huelga a partir del 23 de noviembre, Black Friday. Un trabajador prepara un pedido en una caja de Amazon.

Fuerzas de represión del Estado para evitar la huelga.

Según relata El Confidencial. Amazon ha exigido a la Policía Nacional que despliegue agentes en el interior de su almacén de San Fernando de Henares para tratar de impedir que sus empleados hagan huelga en los próximas días, coincidiendo con el Black Friday de este viernes y en vísperas del Cyber Monday del próximo lunes. Las tácticas de coacción que Amazon quiere implantar, vulnerando todas la normativa de derechos laborales, ha tocado su punto cumbre tras pedir que a la Policía Nacional que obligase a sus trabajadores a evitar cualquier tipo de huelga o bajada de productividad en sus plantas. Esta petición ha sido rechazada por la Policía Nacional, ya que, el control de la productividad laboral no entra en sus competencias y recordando que la legislación española ampara el derecho de huelga. Según han informado fuentes policiales a El Confidencial. Foto: Participación en la huelga de 72 horas de los trabajadores de Amazon en San Fernando, en junio de 2018. (EFE) Según informa la Policía Nacional, no era la primera vez que Amazon tenía una reunión con la Policía Nacional para intentar desactivar las protestas de sus trabajadores. El pasado julio, máximos responsables del departamento de Seguridad de Amazon se desplazaron a España desde Seattle para mostrar su inquietud por la huelga que había convocado su comité de empresa durante la semana del Prime Day. Todo esto pasando delante de las narices del Gobierno, que no decide intervenir la planta, ni tampoco sancionar a Amazon por intentar usar a las fuerzas de seguridad públicas como mercenarios privados, ni tampoco por vulnerar el derecho a huelga. A pesar de esto, en Julio las fuerzas del Estado, cedieron a las presiones de Amazon para disolver cualquier manifestación que cortase la entrada y salida de mercancías de la planta de San Fernando de Henares.   Amazon Flex, temporalidad y esclavitud con nombre pegadizo. Amazon - en la línea de Glovo, Deliveroo, Uber y Cabify - está eliminando cualquier ápice de empleo estable y digno del reparto, por un modelo de repartidores autónomos a quienes se contrata por “packs” de 2 horas. Amazon así se desentiende de accidentes, enfermedades, falta de trabajo, combustible, mantenimiento, etc. Este modelo va ocupando progresivamente el lugar que ocupaban las relaciones laborales tradicionales con sus derechos a prestaciones por desempleo, incapacidad, indemnizaciones en caso de despido, horarios y permisos retribuidos. Con salarios míseros y sin protección social, obligan a la clase obrera a ser esclavos bajo el nombre "microentrepreneurs" o cualquier otro nombre pegadizo que encuentren para maquillar la precariedad laboral.

No trabajo en Amazon, a mí no me afecta.

La precarización de Amazon nos afecta y mucho; desde el deterioro de nuestros barrios, hasta el empobrecimiento de la clase obrera en su conjunto. El comercio de barrio está viviendo su