Lyudmila Pavlichenko, francotiradora del Ejército Rojo

Con un historial de más de 300 soldados abatidos, se convirtió en una heroína durante la Segunda Guerra Mundial

Lyudmila Pavlichenko // Fuente: Eurasia1945
Lyudmila Pavlichenko // Fuente: Eurasia1945
Lyudmila Mijálivna Pavlichenko, más conocida como Lyudmila Pavlichenko, nació el 12 de julio de 1916 en Bila Tserkva, Ucrania. Cuando tenía 14 años se trasladó junto a su familia a Kiev, donde comenzó a trabajar en una fábrica de armamento. Allí se incorporó al club de tiro, lugar en el que pronto comenzó a destacar su habilidad como tiradora.  Al alcanzar la mayoría de edad comenzó a estudiar historia en la Universidad de Kiev, donde defendió su tesis sobre Bohdán Jmelnytsky - un hetman de los cosacos de Zaporozhia que lideró un levantamiento contra la alta nobleza de la mancomunidad polaco-lituana -. Tras la invasión de Ucrania en la Operación Barbarroja, Pavlichenko decidió presentarse como voluntaria en una oficina de reclutamiento del Ejército Rojo. Algunos funcionarios trataron de convencerla de que se alistara en el Cuerpo de Enfermeras, pero ella insistió en su habilidad con el fusil, teniendo que hacer incluso una demostración de tiro con arma. Finalmente se unió a la 25ª División de Infantería del Ejército Rojo junto a otras 2000 francotiradoras. Abatió a sus dos primeros enemigos cerca de Beliáyevka y luchó aproximadamente durante dos meses cerca de Odesa, donde se le adjudican 187 bajas enemigas. En mayo de 1942 fue mencionada con el rango de teniente por el Consejo del Ejército Soviético del Sur debido a sus 257 enemigos abatidos. 
Lyudmila Pavlichenko junto a Franklin D. Roosevelt y Eleanor Roosevelt // Fuente: El Español
Lyudmila Pavlichenko junto a Franklin D. Roosevelt y Eleanor Roosevelt // Fuente: El Español
En junio de 1942 resultó herida por el proyectil de un mortero, lo que la incapacitó para continuar combatiendo en el Frente Oriental. Dado que se la consideraba una heroína, fue retirada del frente poco tiempo después de recuperarse de sus heridas y enviada a Estados Unidos y Canadá. En esta visita se convirtió no solo en la primera mujer soviética en ser recibida por un presidente de Estados Unidos, sino en la primera persona soviética en ha