Lo que el bullying se llevó

El acoso escolar y el ciberacoso siguen despuntando, entre les niñes y jóvenes de España, con unas cifras realmente alarmantes.

"No todo era tan diferente cuando empezó a pasar. Una niña más, con un cuerpo más. Pero me di de bruces con la realidad, pues mi pesadilla sólo acababa de empezar."
  Desde que comencé a engordar a la edad de 11 años vi oportuno tapar mi cuerpo más de lo que solían hacerlo los demás. Decidí que tapar todo aquello que los demás rechazaban sería una forma fácil de amortiguar todos aquellos golpes que estaban por venir, pero me equivoqué. Y me equivoqué porque lejos de amortiguar todos los golpes, éstos sólo consiguieron dejarme más desnuda. La vida se convirtió en un bucle de pánico y terror. Pánico por ver qué me depararía el día siguiente y terror porque fuera lo que fuese, no sería mucho mejor que lo que había pasado el día anterior. Comencé a desarrollar todo aquello que con 20 años seguiría causando estragos en mi vida. La ansiedad nacía en mi pecho tan rápido como lo hacen los cardos en primavera. Los defectos e inseguridades que esperaba no conocer nunca, aparecían poco a poco en mi cuerpo, rompiendo la poca autoestima que siempre había tenido, en pedazos. Me rompieron con la facilidad con la que se rompe un cenicero de cristal. Me tiraron al suelo y se ocuparon personalmente de ver cómo cada una de las fisuras causadas por la caída terminaba de resquebrajarse. Jamás volvería a ser yo, eso estaba claro y sabía a ciencia cierta que pasara lo que pasase, jamás lograría recuperar ni un ápice de lo que algún día fui.
ARTISTA: Juansen Dizon. | Instagram: @juansendinzon
ARTISTA: Juansen Dizon. | Instagram: @juansendinzon
 

La realidad del acoso escolar

Según un estudio realizado por Save the Children sobre el acoso entre los jóvenes, un 9,3% de les niñes sufría acoso escolar, de manera tanto frecuente como ocasional, mientras que el ciberacoso descendía a un total del 6,9%, lo que a escala real supondría 111.000 víctimas de acoso y 82.000 víctimas de acoso en redes. Siendo las mujeres peor paradas en estos datos con un 10,6%. Las medidas de prevención en los centros escolares son escasas e incluso me atrevería a decir nulas, reduciéndose todo a "un parte y tres días de expulsión". Un estudio realizado por el CIS en 2005 sobre actitudes y opiniones de la infancia , que leí recientemente, muestra datos realmente alarmantes. Un 25,1% de las personas entrevistadas está de acuerdo con que los casos de acoso escolar no son habituales entre les jóvenes, mientras que un 72,1% considera que les profesores no están preparades para afrontar estas situaciones. Además, el cuestionario no ofrece ninguna opción sobre acoso escolar en la pregunta que aborda las preocupaciones paternas. A pesar de la actual y creciente conciencia con el bullying y el body shaming, los colegios y demás instituciones educativas no tienen programas de actuación adecuados. Les niñes y les jóvenes se encuentran desprotegidos ante una sociedad que defiende el triunfo de aquel más fuerte y más guape. Las estadísticas sobre las muertes causadas por suicidio y lesiones autoinfligidas, son el fiel reflejo de ello, convirtiéndose éstas en la tercera causa de muerte entre les jóvenes de 15 a 29 años, suponiendo esto un 7,77% del total.
Estadísticas de las muertes por suicidio y lesiones autoinfringidas entre 2014-2016. | FUENTE: Instituto Nacional de Estadística
Estadísticas de las muertes por suicidio y lesiones autoinfringidas entre 2014-2016. | FUENTE: Instituto Nacional de Estadística
Lo único que puede sacarse en claro tras contrastar los datos, es la imperiosa necesidad de mostrarle a les niñes y jóvenes que el acoso ni es humano, ni debería ser viable.

Quizás el error de nuestra sociedad radique en la desvalorización a la que están expuestas la educación y la protección de les niñes, sin embargo, para que ello cambie, queda mucha lucha y camino.