Lawfare: la nueva forma de persecución política en América Latina

La persecusion judicial y mediática de los ex lideres populares de América Latina como nueva forma de deslegitimación y censura por parte del neoliberalismo. Los casos de Argentina, Brasil y e.

Autoría: La autoría pertenece a Camila Zuelgaray.

El pasado domingo 28 de abril el ex presidente de Brasil (hoy preso político), Luiz Inàcio Lula Da Silva, brindó una entrevista desde prisión después de casi siete meses de censura. Su mensaje fue contundente "Solo quiero, por el amor de Dios, que se me juzgue en función de las pruebas". Ésta, junto a las muchas declaraciones que dio el ex mandatario, volvió a poner sobre el tablero Latinoamericano un tema que viene golpeando la estructura democrática desde hace algunos años: la persecución judicial de ex funcionaries que pertenecieron a lo que se denominó la "ola populista" en esta parte del mundo. 

El mecanismo se repite al pie de la letra en todos lados: acusaciones poco fundadas, pruebas y testigos dudosos y condena social anticipada por parte de los grandes medios de comunicación, que se sirven constantemente de las Fake News.  

Esta operación, denominada lawfare se define como "el uso indebido de instrumentos jurídicos para fines de persecución política, destrucción de imagen pública e inhabilitación de un adversario político". Consta de dos actores claves: el poder judicial y los medios masivos de comunicación. El primero lleva a cabo un hostigamiento judicial a les funcionaries opositores y a su familia y amigues; y el segundo, los muestra como corruptes (tema instalado por los mismos medios como el principal problema de América Latina) para desprestigiar su imagen, incidir en la opinión pública y así manejar el electorado.

Les hostigades por estas dos fuerzas son, ni más ni menos, que les lideres populares que han gobernado diferentes paíse