Las consecuencias anunciadas de la uberización de la economía en Argentina

La economía de plataformas se ha cobrado su primer víctima fatal en Argentina. Ramiro Cayola Camacho fue atropellado por un camión mientras manejaba su bicicleta con el uniforme de la multinacional Rappi. La empresa no se hace responsable y al estado, ausente, le pesa otra muerte por sus políticas de flexibilización laboral.

Autoría: La autoría pertenece a Camila Zuelgaray.

La uberización de la economía en Argentina ha crecido a pasos agigantados desde que se instaló la primera plataforma en 2016, y el hecho de ser un fenómeno relativamente nuevo (sumado a la falta de voluntad del gobierno de turno) dificulta cualquier legislación que se le quiera aplicar. Las consecuencias, como siempre, las pagan los trabajadores.   

El viernes pasado (12 de abril) en la ciudad de Buenos Aires, un ciclista fue atropellado por un camión mientras conducía su bicicleta con la caja de Rappi colgada en los hombros. Ramiro Cayola Camacho de 20 años, murió en el acto, y el chófer fue detenido por les oficiales. Según los informes policiales, Ramiro no estaba trabajando al momento del accidente, sino que se dirigía a una clase de portugués. Esta versión fue desmentida por les testigues, que le informaron a la APP (Asociación de Personal de Plataforma), asociación dedicada a les trabajadores de plataformas de comida a domicilio, que "mientras estaban haciendo las pericias, sonaron las alertas de los pedidos que llegaban".    

La causa está categorizada como homicidio, pero sobre la empresa multinacional (Rappi) no recae ninguna responsabilidad ya que se presentan tan solo como gestores de la aplicación y argumentan que quienes trabajan con la app no lo hacen en relación de dependencia. Este ha sido un caso extremo pero, en la cotidianeidad, les trabajadores de esta economía de plataformas sufren robos e incidentes con mucha frecuencia y las empresas nunca se hace cargo de nada. "Son sus propios jefes" es una frase que las caracteriza, cuando por otro lado controlan a les trabajadores por GPS constantemente y les infringen sanciones cuando no