La libertad sexual y las mujeres (cis)

Es una realidad que, desde que al menos yo tengo uso de razón, y seguro que antes, las mujeres (cis) han estado censuradas en cuanto a su liberación sexual se refiere

Aclaración: Mucha parte de este artículo estará centrado en hablar sobre la liberación sexual de las mujeres cis. En ningún momento se pretende invisibilizar a las mujeres trans con este artículo. Oprimide.com es un medio que condena abiertamente la transfobia y no queremos que, en ningún momento, se opine lo contrario.

Eres una niña de 14 años, estás empezando a descubrir tu sexualidad. Las películas (incluso las que no son porno) y algunas amigas más experimentadas que tú, te dicen lo importante que es perder la virginidad, y, sobre todo, lo importante que es no hacerlo con cualquiera. La virginidad, ese constructo social centrado en la cisheteronorma que te dice que, hasta no practicas sexo con un hombre cis -lo que de toda la vida se ha llamado coito-, no te inicias del todo en tu vida sexual. En otras palabras, si no hay sexo vaginal, sigues siendo virgen, y, además, si tienes sexo vaginal dejas de ser pura. Un montón de adolescentes tienen miedo de "ser una guarra", o de "no ser suficiente". Es importante para la sociedad que, si vas a tener una relación estable (y heterosexual), seas virgen, para que así, el hombre que tenga sexo contigo pueda sentirse completo, para que sea el único que te ha tocado.

Desde que tengo uso de razón todo ha estado centrado en el hombre, en satisfacerle y en ser suficiente para él, y para la sociedad. Cuando era adolescente siempre pensé que eso de la virginidad era una tontería, que por qué tenía yo que hacerlo la primera vez con alguien que fuera el amor de mi vida, ¿y el resto de veces qué? Pensé siempre que lo importante era sentirse a gusto con quien estabas haciendo lo que fuera, y con una misma. Está claro que lo que pensaba no tenía por qué tener que ver con lo que hacía, porque al final todes nos dejamos llevar por lo que la sociedad nos dicta, en mayor o menor medida.

El feminismo y la lucha por la liberación de la sexualidad

La liberación sexual y reproductiva en las mujeres (cis), hace unos años, se veía casi imposible. Tenían hijes cuando el marido quería y no tenían prácticamente ninguna capacidad para decidir. Fue en la década de los 60, cuando apareció la píldora anticonceptiva, cuando las mujeres (cis) tuvieron algo de capacidad para decidir, al menos en el sentido reproductivo. Si se tomaban una píldora al día -a pesar de sus efectos secundarios-, podían elegir no tener hijes, y en caso de querer tenerlos, podían elegir cuándo. Todo esto dentro del contexto social en el que se vivía, y teniendo en cuenta que, al menos en España, la liberación era bastante relativa ya que en el momento de su implantación "mundial", este país estaba viviendo bajo un régimen dictatorial.