La ilegitimidad de Pablo Casado

El dirigente del PP, Pablo Casado, convoca una concentración el domingo 10 de febrero para los "constitucionalistas"

Pedro Sánchez tiene 84 escaños. Es un presidente ilegítimo a partir de hoy. Porque ilegítimo es estar chantajeado y ceder a la presión de aquellos que quieren destruir España. Como ilegítimo es un presidente que cometa delitos de narcotráfico o ilegitimo es un presidente que cometa cualquier tipo de delito contra el Código Penal, a pesar de haber llegado al poder por una moción de censura constitucional.

El día de hoy, Pablo Casado ha ofrecido una rueda de prensa que no ha dejado indiferente a nadie. El actual Presidente del Partido Popular, sostenía la ilegitimidad del cargo de Pedro Sánchez. Para hablar de esta supuesta ilegitimidad apelaba al apoyo que recibió Sánchez por parte de partidos como Esquerra Republicana de Cataluña o PDeCAT, a los que tacha de querer destruir España. 

Este escarnio hacia Sánchez proviene de la decisión de contratar a un relator para sus próximas reuniones sobre la cuestión catalana, que tendrán lugar con el Presidente de la Generalitat de Catalunya, Quim Torra.

Por esta decisión, aparentemente sin mucho trasfondo, Pablo Casado ha hecho un llamamiento a quienes él considera "la España sensata" para acudir a una concentración este domingo 10 de Febrero. 

Sin embargo, el líder de los populares no ha sido el único en convocar una concentración con el objetivo de que Pedro Sánchez abandone la Presidencia. Albert Rivera también ha convocado una concentración en una rueda de prensa en el Congreso. Convocatoria a la que se ha sumado VOX.

Declaraciones de Pablo Casado

Hoy me gustaría recordarle a Pablo Casado una palabras que hace diez años sostuvo en un meeting del Partido Popular de la Comunidad de Madrid. 

"Si es que en pleno siglo XXI no puede estar de moda ser de izquierdas, pero si son unos carcas. Están todo el día con la guerra del abuelo, con las fosas de no se quién, con la memoria histórica".

Podríamos denominar estas palabras como una falta de respeto hacia les más de 100.000 asesinades por el Régimen Franquista. Podríamos apelar a la descontextualización tanto de la realidad como de la historia de este país. Sin embargo, nos quedaremos en un análisis superficial; Esto, Pablo Casado, sí es querer destruir España.