La fortaleza en las movilizaciones

La necesidad de hacer movilizaciones fuertes y unificadas

Si algo está claro es que desde 2015 es que la movilización en España ha caído drásticamente, muy rara vez salimos a la calle con la excepción de las movilizaciones en las que el capitalismo tiene la hegemonía como el 8M o el orgullo, y las movilizaciones contra el imperialismo, o la gran mayoría de huelgas acostumbran a pasar desapercibidas a excepción de las que son criminalizadas por el aparato propagandístico del estado.  

La movilización contra el pin parental

Lo que me ha motivado a escribir este artículo fue la pasada concentración que hubo contra el pin parental que VOX y PP con la colaboración de C's pretenden implantar en las CCAA donde gobiernan, principalmente en Murcia. La medida ha sido muy polémica, algo muy beneficioso para VOX pues es como consigue su propaganda, al tener AMPAs, profesores y todo tipo de organizaciones progresistas en contra de la medida. Con esta situación en marcha, el pasado 23 de enero FELGTB y Arcopoli, principales asociaciones LGTBI de España, sacaron una concentración por su propia cuenta sin contar con el resto de asociaciones en la plaza Pedro Zerolo.
Movilización en Madrid (Fuente: Europa press)
Movilización en Madrid (Fuente: Europa press)
La concentración fue un fracaso, al no contar con el resto de afecades por la medida (ni siquiera con la totalidad de asociaciones LGTBI), solo aparecieron miembres de dichas organizaciones y del Sindicato de Estudiantes, contando con una presencia muy escasa y que prácticamente se supo de ella por TVE y por LaSexta.  

Una batalla de egos

Sin duda alguna, era la oportunidad de hablar con todos los grupos afectados por la medida, que no eran pocos, y montar una gran movilización en respuesta, dejando claro que el pin parental, solo preocupa a los padres más reaccionarios. Sin el interés por salir en la foto y el sectarismo de estas organizaciones, se podría haber dado un golpe de efecto muy fuerte contra el neoliberalismo español, pero en su lugar, no ha sido más que una concentración de una hora escasa. Por si no fuera poco, el Sindicato de Estudiantes pretende repetir el mismo error a gran escala el 6 de marzo, sacando una huelga por cuenta propia sin contar con nadie más que su organización y pisando además la gran movilización del 8 de marzo contribuyendo al agotamiento y al hartazgo del pueblo. Errores como este solo consiguen lastrar a la lucha en la calle, pues solo fomentan la imagen de los chiringuitos y amiguismos, que efectivamente se dan en algunas organizaciones, pero que no representan en absoluto a la lucha.

Los ejemplos de auténticas marchas

Está claro que también hay grandes ejemplos de marchas, que aún siendo pequeñas, a nivel organizativo se hace un gran trabajo con ellas, si bien es cierto que en algunos casos falla el nivel ideológico. Uno de los mayores éxitos del año pasado fue la movilización contra las casas de apuestas. Esta movilización tardó tres meses en organizarse, contando con gran cantidad de asociaciones y organizaciones en lucha contra la lacra de las casas de apuestas, y logrando cerrar todos los establecimientos de apuestas de la calle durante el recorrido.