Historia de un golpe

Venezuela siempre ha sido una anomalía en América Latina. Cuando en 1958 derrocaron al dictador Marcos Pérez se instauró en el país una democracia liberal típica europea. Durante los 70 y los 80 mientras la Operación Cóndor repartía dictadores por toda Sudamérica, Venezuela se presentó al mundo como la "Venezuela saudita", que se había librado de las dictaduras militares gracias a que el petroleo brotaba a raudales. Pero la pobreza no dejaba de crecer.

Rompiendo la dinámica del continente americano de golpes financiados por la CIA, en 1992, Hugo Chávez, un joven comandante del ejercito venezolano, movido por las protestas del pueblo en contra de un restrictivo paquete de medidas del FMI,  intentaba derrocar al gobierno y fracasaba. Chávez asumió toda la responsabilidad y entró en la cárcel. En 1998 le conceden un indulto y se presenta a las elecciones presidenciales. En las que arrasa. Había empezado la Revolución Bolivariana.

El madurismo y la debacle económica.

En 2013, tras la muerte de Hugo Chávez, Nicolás Maduro gana las presidenciales en Venezuela. Tras su llegada al poder, Maduro estableció una ristra de leyes económicas para darle un impulso al país. Entre ellas una ley para el control de precios y un presupuesto de divisas para regular las necesidades de dólares del país. Todas ellas en medio de una guerra económica que asfixiaba al pueblo. El 3 de Septiembre de ese mismo año un apagón dejó al 70% de los venezolanos sin electricidad, lo que se repitió el 2 de diciembre, dos días antes de las elecciones municipales. El Presidente Maduro culpó a la oposición. Pero esto solo era el principio de los problemas económicos en Venezuela.

En Febrero de 2014 los hospitales dejaron de hacer cirujías por la falta de suministros médicos gracias, en parte, a la política de divisas, que hacía muy difícil importar material médico en medio del embargo económico.

En ese mismo año la petrolera nacional PDVSA se descubre como un pozo sin fondo de pérdidas debido al precio subvencionado de la gasolina y a las sanciones impuestas por Estados Unidos para frenar el avance de India y China en la región.

Todo esto provocó recortes drásticos del gasto social. Lo que llevó al Presidente, en 2016, a declarar la emergencia económica. Que dura hasta hoy.

Una cosa lleva a la otra. Estados Unidos y la oposición.

La polarización en Venezuela cada vez es mayor debido, en gran parte, a la campaña estadounidense contra el país.

Bajo la administración Trump los intentos de deponer al gobierno venezolano con medidas extraelectorales se han intensificado. Hasta el punto de declarar a Cuba, Nicaragua y Venezuela como "Troika de la Tiranía" sustituyendo así al "eje del mal" de la Segunda Guerra Mundial.

Pero estas ansias de derrocar al gobierno venezolano no son nuevas ni carecen de monstruos y sombras. Monstruos con nombres y apellidos.

El primer nombre es el de John Bolton, sucesor del general Mc Master como asesor de seguridad nacional. Bolton es un mentiroso profesional. Arquitecto de las mentiras que llevaron a la invasión de Iraq y partidario del bombardeo inminente de Iran (To stop Iran, bomb Iran, por John Bolton en el NY Times)La semana pasada declaró abiertamente en Fox News el gran negocio que sería para las empresas de Estados Unidos una Venezuela sin Maduro.

"5000 soldados en Venezuela". Las anotaciones del cuaderno de John Bolton. Asesor de seguridad nacional. Fuente: Reuters.
"5000 soldados en Venezuela". Las anotaciones del cuaderno de John Bolton. Asesor de seguridad nacional. / Fuente: Reuters.

Bolton junto a Mike Pence (vicepresidente de EEUU) han elegido a Eliott Abrahams. El que fuera condenado en 1991 por mentir en el Congreso sobre el caso Irán-C