Gisella Perl, ginecóloga en Auschwitz

"El mayor crimen que se podía cometer en Auschwitz era estar embarazada" recuerda Gisella, y por ello decidió hacer lo que pudiera para ayudar

Gisella Perl nació el 10 de diciembre de 1907 en Sighetu Marmaţiei, Rumania (aunque en aquel momento era territorio húngaro), en un hogar judío ortodoxo. Permaneció en su ciudad natal, donde trabajaba como ginecóloga, hasta que en 1944 fue invadida por el ejercito nazi. Durante cinco días los nazis deportaron a más de 14.000 judíes, principalmente a Auschwitz; entre ellos se encontraban Perl, su marido y su hijo, su hija consiguió salvarse al ser escondida por sus vecines. Al llegar al campo de concentración Gisella fue separada de su marido y su hijo, quienes murieron al poco tiempo. Ella logró sobrevivir.

Gisella Perl tras la Segunda Guerra Mundial // Fuente: El País
Gisella Perl tras la Segunda Guerra Mundial // Fuente: El País

A su llegada al campo fue obligada ocuparse de las "donaciones" de sangre de las cautivas para los soldados alemanes. Relató este episodio en sus memorias "Olvidaron la rassenschande, la contaminación con sangre judía inferior. Éramos demasiado inferiores como para vivir pero servíamos para mantener el Ejército alemán vivo con nuestra sangre".

Mujeres y niñes de camino a la cámara de gas de Auschwitz en 1944 // Fuente: El País
Mujeres y niñes de camino a la cámara de gas de Auschwitz en 1944 // Fuente: El País

Al llegar a Auschwitz se les pedía a las mujeres embarazadas que dieran un paso al frente bajo la falsa promesa de que recibirían una doble ración de pan. No era más que una treta. La realidad era que se las golpeaba con fustas, se las maltrataba, se las echaba a los perros