¿Cómo funciona nuestro sistema electoral?

Este es el funcionamiento de nuestro sistema electoral actualmente vigente

No es una novedad que nuestro sistema electoral sea un ente desconocido por muches ciudadanes. Como mencioné en un anterior artículo, les ciudadanes apenas recibimos educación política, y nuestro sistema electoral no es una excepción. 

Además, parece que ningún partido político haya tenido algún tipo de interés por fomentar la introducción de lo que cualquier politólogo consideraría "conocimientos básicos de nuestro entramado político" en la educación.

¿Qué es la LOREG?

La LOREG o Ley Orgánica 5/1985, de 19 de Junio, del Régimen Electoral General es el esqueleto del sistema electoral vigente en nuestro país. Consta de un primer Título Preliminar y otros 6 títulos más. Es recomendable, aunque se nos haga bastante pesado, su lectura antes de cualquier comicio en el que vayamos a participar. 

A pesar de esto último en lo que incido y seguiré incidiendo incluso al final de este artículo, he preparado un pequeño resumen para aquelles que no saben aún por dónde andamos.

Nuestro sistema electoral

La LOREG establece una división del territorio en circunscripciones electorales. A pesar de esta extraña palabra, que tantas pesadillas me trajo cuando no entendía nada, una circunscripción electoral en España es nada más y nada menos que una provincia

A cada provincia se le asignan 2 diputados. Uno en el caso de Ceuta y Melilla. A pesar de que estos números desvelarían un resultado de 150 diputados en todo el territorio, el número de diputados actual es mas elevado. 

El número de diputados es relativo y va variando con los años. El resto de diputados que completarían la lista se reparten proporcionalmente entre todas las provincias según el número de censados que haya en éstas.

De manera que provincias como Madrid o Barcelona suben de la treintena de diputados mientras que otras provincias como Toledo, Cuenca o Lugo, no suben de la decena. 

Diputados por provincia || Fuente: Wikipedia

Llegados a este punto debemos destacar que la importancia entonces, reside en los resultados que obtengan los partidos en cada una de las provincias. 

Tipos de votos

A la hora de votar debemos tener en cuenta aquello que estamos introduciendo en la papeleta, por ello pasaré a aclarar los tres "tipos de votos" que podemos introducir en los sobres. 

El voto afirmativo es el voto "usual". Es decir, el voto en el que te decantas por una opción política. Es importante no alterar el orden de las listas, pues de hacerlo pasará a contabilizarse como voto nulo. 

El voto en blanco, es aquel voto en el que no nos decantamos por ninguna opción política. En el caso del Congreso, será considerado voto en blanco aquel sobre en el que no se haya incluido papeleta y en el caso del Senado, también se considerará voto en blanco aquella papeleta que no contenga indicación a favor de ningún candidato.

Además el voto en blanco supone un beneficio para grandes formaciones, pues eleva el número de votos que las pequeñas formaciones deben conseguir para alcanzar el 3% necesario para su entrada al Parlamento.

Tanto el voto en blanco como el voto afirmativo son válidos. Lo que quiere decir que en el computo total de los votos ambos se tendrán en cuenta. Caso contrario al del del voto nulo. 

El voto nulo no es válido, y por ello no será incluido en el computo total de votos. En el Congreso será considerado voto nulo aquella papeleta que haya sido modificada de cualquier forma (alterar el orden de colocación, la introducción de cualquier leyenda, añadir nombres de candidatos o cualquier alteración  voluntaria de la papeleta). En el caso del Senado será considerado voto nulo aquella papeleta en la que s