Alice Coachman, primera mujer negra en obtener un oro olímpico

Alice Marie Coachman nació el 9 de noviembre de 1923 en Albany, Estados Unidos. Era la quinta de entre diez hermanes en el seno de una familia negra del sur de EEUU. Desde bien pequeña mostró un gran intereses y cualidades para el atletismo, pero ser mujer y, sobre todo, ser negra constituían barreras infranqueables en aquel momento. No había lugar para una niña negra en aquel deporte, por ello se apuntó a clases de baile, algo más acorde a su "estatus".

Alice Coachman // Fuente: New Yok Amsterdam News
Alice Coachman // Fuente: New Yok Amsterdam News

Fue su profesora de quinto curso en la Escuela Elemental de Monreo Street quien descubrió su talento para el atletismo y quien la animó a comenzar a entrenarse con el equipo del colegio. El racismo volvía a interponerse en su camino: no podía acudir a los campos de entrenamiento pues allí se ejercitaban les atletes blanques. Coachman estaba determinada a cumplir su sueño y para ello decidió entrenar en las calles y caminos de tierra que había cerca de la pista de entrenamiento.

Mientras estudió en la Universidad de Tuskegee (universidad dirigida a la comunidad negra), batió el récord de salto de altura de la universidad. Lo hizo descalza porque es como siempre había entrenado. Gracias a ese salto pudo ingresar en la Unión de Atletas Amateurs, convirtiéndose en el primer año en campeona nacional de 50 metros, 100 metros, 400 metros y de salto de altura.

Alice Coachman con el uniforme del chandal del equipo olímpico // Fuente: El País
Alice Coachman con el uniforme del chandal del equipo olímpico // Fuente: El País

Tras resultar ganadora del campeonato nacional de salto de altura durante diez años consecutivos fue convocada para participar en los Juegos Olímpicos de Londres de 1948. En ellos logró la victoria con un salto de 1,68 metros convirtiéndose en la única mujer estadounidense en conseguir una medalla en esos Juegos y en la primera mujer negra en conseguir un oro olímpico. Recibió la medalla de la mano del Rey Jorge VI.

Alice Coachman en el podium de los Juegos Olímpicos de Londres de 1948 // Fuente: The New York Times
Alice Coachman en el podium de los Juegos Olímpicos de Londres de 1948 // Fuente: The New York Times

Aunque su victoria dejaba más que patente que las diferencias raciales eran solo un invento para someter y esclavizar a una parte de la población, lo cierto es que no produjo ningún cambio social. Tras volver a casa se organizó un desfile en su honor en el que la segregación siguió muy presente. Ella misma relató que tuvo que sentarse detrás del escenario mientras que les blanques se sentaban delante de ella y que tras entregársele el premio tuvo que abandonar el lugar por la puerta trasera. Ni si quiera el alcalde de Albany quiso darle la mano. El motivo: era negra.

Tras esto, aunque tenía solo 26 años, decidió jubilarse. Fundó la Alice Coachman Track and Field Foundation para ayudar a jóvenes atletas sin recursos, especialmente negres. En 1952 se convirtió en la primera mujer afroamericana en aparecer en un anuncio de Coca Cola.