Ada Lovelace, primera programadora de la historia

Histórica matemática considerada la primera programadora de la historia

Augusta Ada Byron, Condesa de Lovelace, conocida como Ada Lovelace nació en Londres el 10 de diciembre de 1815. Fue hija del poeta inglés Lord Byron y de la matemática Annabella Milbanke, quien abandonó al escritor llevándose a la pequeña Ada consigo debido a los múltiples escándalos sexuales protagonizados por su marido y sus estallidos de ira. Lovelace nunca conoció a su padre, pues este se marchó de Inglaterra y murió en Grecia ocho años después.

Retrato de Ada Lovelace // Fuente: Wikipedia
Retrato de Ada Lovelace // Fuente: Wikipedia

Anabella, su madre, se esforzó en darle una esmerada educación a su hija, muy parecida a la que había recibido ella, pero más exigente. Ada no tenía permitido relacionarse con otres niñes sin el permiso expreso de su progenitora, por lo que se pasó la mayor parte de su infancia sola o con adultes. A los cuatro años ya contaba con preceptores e institutrices para su formación, y a los ocho años tenían un horario completo de clases en el hogar desde la mañana hasta el final de la tarde. Su madre se empeñó en que aprendiera matemáticas, pues era la disciplina que ella practicaba. Debido a esto, conoció a la matemática y científica escocesa Mary Somerville.

Retrato infantil de Ada Lovelace // Fuente: Wikipedia
Retrato infantil de Ada Lovelace // Fuente: Wikipedia

Con doce años Ada soñaba con crear una máquina voladora. Se pasó largas horas estudiando la anatomía de las alas de los pájaros y, en su libro Volalogía, describió un "caballo hecho de acero" con una máquina de vapor en su interior que tenía la capacidad de mover un par de alas enormes a sus costados con las que poder volar. 

Al cumplir los dieciocho años comenzó a asistir a las fiestas y eventos de la alta sociedad londinense. En una de ellas conoció al matemático Charles Babbage, quien había diseñado una máquina analítica que funcionaba a vapor y era capaz de adaptar sus cálculos teniendo en cuenta resultados intermedios, además de incorporar del exterior instrucciones codificadas en tarjetas perforadas. 

Reproducción de una parte de la Máquina Analítica en el Museo de la Ciencia de Londres // Fuente: Libertad Digital
Reproducción de una parte de la Máquina Analítica en el Museo de la Ciencia de Londres // Fuente: Libertad Digital

El matrimonio de la joven con William King, así como el nacimiento de sus hijes, hizo que Ada se apartara durante algún tiempo de la investigación. En 1841, le envió una carta a Babbage - con quien no había perdido el contacto -, en la cual le dejaba claro su intención de colaborar con él. 

La tarea que Lovelace desarrolló fue la traducción de un artículo de Luigi Federico Menabrea. Finalmente, nominó a su trabajo "Notas" y consistió en un estudio propio sobre el funcionamiento de la máquina analítica y la traducción del artículo en forma de anexo. En este trabajo, Ada distinguió entre datos y procesamiento, algo nunca visto hasta ese momento. Su forma de pensar era tan revolucionaria que en "Notas" escribió lo siguiente:

" Supongamos, por ejemplo, que las relaciones fundamentales entre los sonidos, en el arte de la armonía, fueran susceptibles de tales expresiones y adaptaciones: la máquina podría componer piezas musicales todo lo largas y complejas que se quisiera".

Ada creía con total certeza que la máquina analítica de Babbage podía cumplir tres funciones: procesal fórmulas matemáticas expresadas